Year 5, Number 21, July 2003

 

2. Importancia de la Tomografía Computarizada por emisión de foton único de perfusión cerebral, en el diagnóstico y pronóstico de migrañas.

Article N° AJ21- 2

 

 

Materiales y Método


Para la realización del presente trabajo de investigación clínica, prospectivo, fue seleccionada una población de 21 pacientes femeninos, 16 con diagnóstico de migraña y 5 controles de similar edad y sexo, en edades comprendidas entre 20 y 76 años, referidos al Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Clínico de Maracaibo, por evidencia clínica de cefalea con aura o sin ella, con una duración desde 8 hasta 72 horas, dolor tipo pulsatil, asociado a náuseas, fotofobia, fonofobia, que no mejore con analgésicos comunes y se caracterice por aumento del dolor con la actividad física. Se elaboró un cuestionario (Anexo 1) para los antecedentes de las pacientes.

Previo consentimiento, cada paciente fue practicado SPECT de perfusión cerebral, en el momento de la crisis, independientemente si tenía aura o dolor, y fuera de la crisis (3 días después), utilizando como radio fármaco Etil-Cisteinato-Dimero - pertecnetato (99mTc ECD), con una cámara gamma General Electric modelo Mileniun MPG, de un detector. Este estudio recomienda: una preparación especial de ayuno de 2 horas (no imprescindible), explicar al paciente el procedimiento en detalle, ambiente tranquilo, sin estímulos auditivo intensos y ojos cerrados. Es necesario colocar además una vía venosa heparinizada, 15 a 20 minutos antes de la administración del radio fármaco (RF) 99mTc ECD, dosificado 25 a 30 mCi (925 a 1110 MBq) para 70 Kg, preferiblemente con la crisis, pero también se hizo fuera de la crisis (28).

Una hora después se colocó al paciente en decubito supino, con los miembros superiores a los lados del cuerpo, fijando la cabeza a la camilla con retenedores. El detector se ubicó en la región del cerebro, comenzando inmediatamente la adquisición de las imagenes. Se realizó una secuencia de imágenes tomográficas (64 en total) con una rotación de 360 grados circular y un tiempo aproximado de 30 segundos por "frame", con una matriz de 128 x 128 byte y un zoom de 1.5. por colimador de alta resolución y baja energía (LEHE), y con una ventana de 15 % centrada en el fotópico de 140 KeV. Estas imágenes luego fueron reconstruidas por retroproyección filtrada, usando límites inmediatamente por encima y por debajo del cerebro (incluyendo cerebelo). El filtro fue Butterworth orden 4, con una frecuencia de corte de 0,25 Nyquist (variable entre 0,20 y 0,35) y filtro vertical activado. Se practicó reorientación de los 3 ejes sagital, coronal y transversal de manera tal que los cortes transversales fueran paralelos a la línea orbito-canto-meatal (línea que en el corte sagital es tangente al borde inferior de los lobulos frontales y occipitales) (28).

Se calculó el flujo sanguíneo regional cerebral (FSRC) mediante el método de análisis semicuantitativo de las imágenes. Este consistió en una relimitación anatómica manual de regiones de interés (ROIs) que se duplicaron en espejo en el hemisferio contralateral, obteniéndose índices de actividad cortical normalizados a una región de referencia que fue el cerebelo(28). Se establecieron dos niveles de corte: Nivel 9 que correspondía al plano fronto parietal y nivel 14 que correspondía a los planos fronto occipital. Esto con el fin de que la actividad de cada ROI (ocho en total) incluyera un espesor de corte suficientemente representativo de la región anatómica asignada. De ésto obteníamos dos tipos de resultados, uno en forma de gráfico, donde observábamos el número de cuentas adquiridas en total, sobre el área de interés y dos tablas numéricas que nos mostraban la media, desviación estándar y totales por región; la otra mostraba el porcentaje de diferenciación comparando áreas de interés contralaterales. La reconstrucción en 3D fue opcional. La documentación del estudio se realizó seleccionando un juego de imágenes de cada corte (transversal, coronal y sagital) impresas a color, preferiblemente en papel, o grabadas en un Disk de 3 ½`` o en CD para su almacenamiento.

Se realizó un análisis visual de todos los estudios, por consenso entre tres especialistas en Medicina Nuclear y un clínico. Se consideró como estudio normal, la distribución del radiofármaco en forma uniforme, de acuerdo a estos parámetros: la perfusión máxima corresponde usualmente al cerebelo y la corteza occipital, siendo relativamente menor en ganglios basales y corteza temporal, frontal y parietal. La sustancia blanca presenta escasa captación del radiofármaco y es indistinguible de las áreas ventriculares(25).

Los estudios compatibles con cefaleas de origen vascular se consideraron alterados cuando se observó una o más áreas de hipocaptación en fase de aura y un aumento de concentración del radiofármaco con el dolor. La localización de estas concentraciones fueron importantes para el diagnóstico definitivo(29).

Las imágenes obtenidas fueron analizadas y los resultados de la técnica descrita se compararon entre los controles y los pacientes mediante análisis estadístico.

 


Abstract | Resumen | Introducción | Materiales y Método | Resultados | Discusión | Conclusión | Recomendaciones | Bibliografía | Anexo I | Print

 

 

Sitio desarrollado por SISIB - Universidad de Chile